martes, 7 de diciembre de 2010

Geografía (muy) personal


Existen dos tipos de bellezas. La belleza perfecta, armoniosa, como el paisaje zen que no podemos dejar de contemplar, en el que cada cosa combina a la perfección con lo que la rodea, formando una unidad indisoluble, un todo impecable.
Sin embargo, hay otra belleza que no es así. Es íntima. Viene de dentro. Y al contrario de la primera, reside no en la perfección sino en el caos.
Quién no ha estado en ciudades absolutamente bellas y sin embargo se ha venido con la sensación que ha visitado un mero decorado o un parque temático. En mi ranking de paisajes urbanos huecos sitúo en primera línea a Praga, con San Sebastián yéndole a la zaga (aunque a ésta le salva Arzak), Sevilla, Brujas, Munich, Cannes, Montreal o Kyoto.
En cambio, las ciudades americanas transmiten una energía apabullante, al menos en las que he estado, que sin poderse calificar de bonitas te recargan las pilas para todo el invierno, lo mismo que Londres, Bilbao, Tokyo, Moscú, Hong Kong, Auckland o Singapur. En Africa obviamente no queda lugar para la estética, pero contemplar por ejemplo cómo en las rotondas los vecinos hacen huertos improvisados, o cómo los pastores deambulan junto a las embajadas occidentales para cerrar sus tratos por el ganado, son otra forma de belleza. Y qué decir de Florencia, Nápoles, Palermo, Niza, pura poesía en los mercados, en las plazas, en las paredes descorchadas, en la ropa tendida, en el tráfico loco. Así como el odio enquistado entre Falls Rd y Shankill Rd en Belfast, o el ansia okupa y subversiva que encontramos en Christiania (Copenhague), en el Tacheles de Berlín y aledaños, en el Jordaan de Amsterdam o por la zona de Brunnenmarkt en Viena. Y joyas desconocidas o fuera de los circuitos turísticos como son Darwin en Australia o Christchurch en Nueva Zelanda.
Pero, como en casi todo, existe una tercera vía, un punto intermedio que concilia los dos extremos, y es que también hay algún que otro lugar, alguna que otra persona, que es a la vez bella y auténtica. Para mí esos lugares podrían ser Madrid, Edimburgo, Roma, París, Cracovia, Budapest o Bruselas. Y estoy a la espera de visitar Israel que sé que no me defraudará.
En cuanto a personas así, también existen, lo sé, y las guardo como un tesoro.

jueves, 18 de noviembre de 2010

La historia de otro Kimbo


En un piso en el centro de una pequeña localidad vallesana habitan la sonrisa y el buen humor, pero también la calma, el sacrificio y las ganas, y una gran persona.
En su cuarto tiene una ventana que mira a la montaña y que abre cada mañana. Luego sale a correr un puñado de kilómetros antes de que las calles se llenen de coches que se van y de caras de mal genio que andan siempre con el tiempo justo. Y compra el diario (buscando alguna reseña del deporte de sus amores), charla con el quiosquero, y desayuna un bol gigante de cereales con leche y cola cao.
Esta es la historia de otro Kimbo.
Kimbo trabaja en una entidad bancaria en plena Diagonal. Pero eso no le gusta. Su despacho acristalado en la planta noble y su corbata le dejan sin aire y parece un pececillo naranja que boquea en su pecera.
Como es realista y sabe que en el fondo es un privilegiado no lo va a dejar, pero ha decidido utilizar parte de su tiempo libre y su audacia en cosas más útiles.
Ni corto ni perezoso, con su pasión, sus contactos en la banca y en el deporte y las influencias de su familia, ha involucrado a personalidades políticas, empresarios de renombre y algún que otro despistado (o despistada...) en un proyecto ambicioso de protección a los niños abandonados o maltratados y que viven entre nosotros. Es un proyecto local que arranca del que sabe que una educación cuidada puede ser la última oportunidad de estos niños en la vida.
Por eso este Kimbo también se puede llamar Osvaldo, Mohamed, Teresa, Luis, o Xavi.
Cuando acaba su día Kimbo se siente bien, y aún tiene tiempo de entrenar dos horas con su equipo. Y de tomarse una cerveza con algún amigo o amiga.
Luego, duerme como un niño.

miércoles, 17 de noviembre de 2010

Un regalo

"Per què esperar a que deixi de ploure? No vull. Em nego a fer-ho. Amb tu descobreixo nous matisos. I aquesta pressa per parlar i que em parlis. Les paraules se m'amunteguen a la boca. I àvid escolto les teves. Ets com d'un altre món i sens dubte ens has de contemplar des d'una perspectiva molt més elevada, miro i allà dalt estàs, aliena al que provoques. Humil. Riallera. Sàvia. Em regales una llibertat que no vull. Ja no. Ara que t'he descobert."

Bueno, no está mal para alguien que (o eso dice) no lee más que guías de viaje, diarios deportivos "y ahora tu blog".
Orgullosa me siento, de que me leas.
Y como verás, no me ha temblado el pulso ni al publicarlo ni al conservar el idioma de origen.

Adjunto traducción para los lectores no catalanes.

"¿Por qué esperar a que deje de llover? No quiero. Me niego a hacerlo. Contigo descubro nuevos matices. Y esta prisa por hablar y que me hables. Las palabras se me agolpan en la boca. Y ávido escucho las tuyas. Eres como de otro mundo y sin duda nos tienes que contemplar desde una perspectiva mucho más elevada, miro y allí arriba estás, ajena a lo que provocas. Humilde. Risueña. Sabia. Me regalas una libertad que no quiero. Ya no. Ahora que te he descubierto. "

Gracias a ti...

viernes, 12 de noviembre de 2010

La vida, esa "cabrona"


Mi amigo D.G. dice que "la vida te devuelve lo que tú le das". También dice que "las cosas que haces o que ocurren siempre suceden por algo". Que no vale el error ni el arrepentimiento, que tienes lo que tienes, y haces lo que haces, y no es que te equivoques, es que te ves forzado a ello.
Mi amiga Y.A. añade que "hay casualidades que se presentan como una catástrofe y luego resultan ser buenas; casualidades que parecen buenas y luego resultan ser una catástrofe; y finalmente hay casualidades que te dejan sorprendida un buen rato".

La vida es lo que es, una jodida cabrona. No sé si el blogger tiene censura pero si la tiene de esta entrada no van a quedar más que pedacitos, vamos que Jack el Destripador no hubiera podido recuperar ni una coma.

La gente es retorcida y busca problemas donde no los hay porque es egoísta por naturaleza y porque no están acostumbrados (nadie lo está) a que las cosas les vayan mal. La generación dormida nos llaman. Los jóvenes (bueno, lo de jóvenes es un decir) de hoy no hemos vivido nada, ni una guerra en nuestro suelo, ni una gran enfermedad (la gripe A fue el timo de la estampita creado por 3M y otras empresas por el estilo), ni una hambruna, ni una depresión en condiciones (por mucho que se esfuerce este ZP nuestro).
Y claro, los pocos desgraciados que hemos padecido en nuestra propia piel una gran lucha, nos sentimos por encima de los demás. Enfermos de prepotencia. No hay más. Pero en el fondo, creo que guardamos la satisfacción de haber sabido sobrevivir. Y la (grandísima) pena por los que no lo han logrado.

La vida se ríe de nosotros. Nadie es lo que parece o dice ser. Los que más aparentan en maneras son los más vulgares y los que más presumen de tener en el fondo no tienen nada, en cambio los que llevan tatuajes hasta el cuello y se dejan la piel entre las líneas de "touch" resulta que son los caballeros y los grandes pensadores.
Según algunos, yo soy una idealista. Puede ser. Pero no voy a dejar de soñar porque el resto ya no lo haga.

La moraleja de todo este rollo es que nunca hay que dejarse llevar por las apariencias, ni buscar en los demás aquello que quieres encontrar, sino aquello que realmente son.
Sólo entonces te "descartarás" y te quedarás con los ases de la baraja.

¡Feliz primer añito peque! ¡Eres lo mejor!

jueves, 11 de noviembre de 2010

De espaldas a la ciudad


Ya fuera de la ciudad, al norte, a medio camino entre el último de los polígonos, el llano boscoso y el monte, hay un árbol, una masía y una vieja edificación de piedras medio derruida y casi cubierta por la vegetación.
Nadie parece prestarle mucha atención a la estampa.
Algunos corredores vestidos de marca hasta los dientes llegan hasta allí con su iPod a todo volumen sin alzar la vista del pavimento.
Otros vecinos pasean los perros por entre las piedras centenarias más atentos al color y a la consistencia de las "caquitas" de su can que a lo que les rodea.
Nadie parece verlo.
Pero algo sucede.
Y es que nada se mueve en ese lugar desde hace siglos.
Y es bello a rabiar.
Las noches sin luna parece un decorado. Cuando el cielo azul cobalto se funde con las aristas y los contornos, y en los campos apenas se oyen los pasos sordos de los conejos y los gatos salvajes.
Quieto. Tan quieto. Silencioso. Y frío.
Y si acudes allí y te sientas al borde del camino que lo rodea, de espaldas a las luces de la ciudad, y lo contemplas, sin decir nada, con la cabeza apoyada en el hombro de quien te acompaña, algo cambiará en ti para siempre. O puede que no, y seas más tú mismo que nunca antes.

sábado, 6 de noviembre de 2010

Quince héroes

He tenido la oportunidad de conocer de cerca a uno entre quince héroes. Son héroes anónimos, desconocidos, que se reúnen por las noches entre semana y los sábados por la tarde para entrenar duro, sacrificando horas y horas de su tiempo. Estos concretamente compiten en Primera Nacional y aquí pasan totalmente desapercibidos.
Dice el héroe #8 que las tardes de entreno le huelen a linimento y a césped, y que hay días que ya no le caben más cardenales en las piernas. Es un soldado en una formación bien engrasada en la que cada posición es imprescindible. El forma parte de la tercera línea de la delantera con los 'alas" y es de los jugadores más versátiles junto con el 'apertura' (según me han chivado), por lo visto es el que equilibra la formación. Interesante cometido.

El rugby.
El #8 me cuenta que el rugby es algo más. Que es una forma de vida. Que es compañerismo, honestidad, respeto, disciplina, lealtad, sacrificio y altruismo.
"He aprendido que quince empujan más que uno, pero que si uno no empuja, el resto lo nota. Y he aprendido a callar, a bajar la cabeza con respeto sin sentirme menos que nadie, y a vaciarme para quedarme lleno. A comprender que por el simple hecho de formar en circulo, abrazando a tus compañeros, repitiendo la palabra humildad, humildad, una y otra vez, ya has vencido; independientemente de que te dejen a cero o no. Y que los pasillos son importantes. Sobre todo cuando has ganado y debes premiar el esfuerzo del otro equipo."

Los quince saben aceptar sin quejarse; pero no se resignan; trabajan y trabajan para ganar un metro en silencio, y son conscientes de lo fácil que es perder diez por no saber callar. Son un único cuerpo con quince corazones que caerá pero se levantará cien veces si hace falta. Y un jugador de rugby lo será ya para siempre, integrante de una familia sin fronteras, con una lengua, un pensamiento y una visión común.
El #8 añade que "las rayas te perseguirán vayas donde vayas".

Quince héroes. Quince caballeros. Felices después de un enfrentamiento que les habrá llenado de dolores y magulladuras, y siempre disponibles para un tercer tiempo de camaradería con el contrario.
Compartiendo su entrega. Su compromiso. Su "hasta la próxima".

viernes, 5 de noviembre de 2010

Alors on danse

Qui dit étude dit travail,
Qui dit taf te dit les thunes,
Qui dit argent dit dépenses,
Qui dit crédit dit créance,
Qui dit dette te dit huissier,
Oui dit assis dans la merde.
Qui dit amour dit les gosses,
Dit toujours et dit divorce.
Qui dit proches te dis deuils car les problèmes ne viennent pas seul.
Qui dit crise te dis monde dit famine dit tiers- monde.
Qui dit fatigue dit réveille encore sourd de la veille,
Alors on sort pour oublier tous les problèmes.
Alors on danse...

Et la tu t'dis que c'est fini car pire que ça ce serait la mort.
Qu'en tu crois enfin que tu t'en sors quand y en a plus et ben y en a encore!
Ecstasy dis problème les problèmes ou bien la musique.
Ca t'prends les trips ca te prends la tête et puis tu prie pour que ça s'arrête.
Mais c'est ton corps c'est pas le ciel alors tu t'bouche plus les oreilles.
Et là tu cries encore plus fort et ca persiste...
Alors on chante

Et puis seulement quand c'est fini, alors on danse.
Alors on danse
Et ben y en a encore

Stromae, 2009

martes, 2 de noviembre de 2010

Me voy a buscar el otoño

Dice B.Flowers que 'sólo los jóvenes pueden huir, perderse cuando sopla el viento (...) y empezar de nuevo'. Yo no sé si pertenezco todavía a la selecta generación de los jóvenes, o más bien a la de los "puretas", pero sí siento que todavía estoy a tiempo de hacer algo y eso es señal de que lo acabaré haciendo.

Para empezar sacaré tiempo de debajo de las piedras para irme y buscar el otoño que ha cubierto ya los campos.

Quiero dormir en aquella casa de piedra al final del camino y despertar con los primeros rayos de sol. Bajar y encontrarme la mesa puesta, con el olor a pan tostado y el sonido inconfundible de la cafetera en el fogón. Quiero que entre en la cocina el perro viejo que tan bien me conoce, y que busque mi mano bajo la mesa, todavía pegajosa de la mermelada.
Luego, ponerme el forro polar y salir a buscar la mañana pues aún será temprano. Me abrocharé mis botas de monte sentada en el banco de la puerta, al sol, y durante unos minutos cerraré los ojos, sintiendo cómo mi piel absorbe el calor y lo hace suyo.

Saldré siguiendo el camino que conduce a rincones solitarios por donde serpentea un arroyo, a prados interminables bordeados de chopos que ya amarillean y a bosquecillos secretos por donde nunca pasa nadie, y contemplaré una vez más el horizonte interminable de campos rojos y árboles dorados, sentada en una roca, bajo el inmenso azul del cielo al mediodía.
Mis botas se llenarán de barro. Y mis pasos cada vez serán más ágiles.
Y llegaré con el corazón rebosante de todo lo que habré visto, a sentarme de nuevo en el banco. El perro viejo y otro perrillo más joven me olisquearán las botas y yo les acariciaré la cabeza bajo sus miradas nobles y agradecidas.

Después, volveré a salir al atardecer. Sin prisa. Sin llegar a ninguna parte. Y en silencio me encontraré a mí misma.
Regresaré a la casa cuando refresque. Alguien habrá encendido el fuego, y juntos compartiremos una cena, una botella de vino y una buena conversación. Tan lejos, tan cercanos, que todo lo demás quedará reducido a una mera anécdota.

Lo quiero. Ya. Ahora.

viernes, 29 de octubre de 2010

Insomnio

Cuando llegan las dos y pico de la madrugada de un día laborable, y no paras de dar vueltas y más vueltas en la cama, y vueltas y más vueltas a tu cerebro, lo mejor es salir un poco a tomar el fresco.
Anoche volvió a ocurrirme, así que cogí mi cazadora, mi pañuelo, el tabaco y salí a la terraza.
Qué bien se estaba afuera. Ni siquiera di la luz, para preservar mejor aquel momento de intimidad consciente.
Encendí un cigarro con una cerilla, y el chasquido de la llama reverberó a lo largo de toda la calle, silenciosa y vacía. Sin embargo, no estaba sola. En el edificio del otro lado todavía había un par de salones iluminados, y en las ventanas del piso de enfrente se reflejaba mi vecino de arriba, a contraluz, fumando como yo.
Sonreí. Cuánto sonámbulo. Yo que nunca había tenido problemas para conciliar el sueño. "¿Será que me estoy haciendo mayor?" Pero sé que no. El problema es otro, o varios, o quizás es que piense demasiado, o, al revés, que no me pare a pensar detenidamente en nada.

El caso es que anoche fui feliz.
Sobre mi cabeza tenía todo el cielo estrellado y una luna menguante preciosa, luminosa y clara, toda para mí. Entonces me acordé de mi abuelo Andrés, de su capacidad de trabajo, y de su sentido del humor, y de todas las noches que habría pasado al raso, en el campo. El también habría visto cielos así. El y todos los que le precedieron. Todos, sin excepción, buenos y malos, pobres y ricos, listos y tontos. Todos somos hijos del mismo cielo, y eso precisamente es lo que nos une.
Y fui feliz porque me di cuenta de algo muy sencillo. La vida no es tiempo que se nos va. La vida es otra cosa. Uno sólo vive si siente. Miré de nuevo a las estrellas. Ellas no entienden de errores ni aciertos, sólo de quién vive con el corazón en la mano.
Y yo lo hago.
Apuré mi segundo cigarro. Enfrente ya se habían apagado todas las luces, y me metí en casa.

miércoles, 27 de octubre de 2010

El después.


Bueno, pues parece que por fin le hemos puesto nombre al perro. Se llama TEPT o Trastorno por Estrés Postraumático. Lo que básicamente deriva en un cuadro de ansiedad, consecuencia de la exposición continuada a un evento traumático en el que la persona ha temido por la integridad física de sí misma o de aquel al que más ama. Si bien el hecho que la amenaza a la vida sea constante, extensiva en el tiempo y con permanencia en el presente, dificulta aún más el problema.
Los síntomas pueden ser varios: insomnio, irritabilidad, incapacidad para afrontar la realidad, desapego con personas de su entorno, introversión y pesimismo.

Aunque no todos los síntomas son tan evidentes. Hay personas que aparentemente hacen vida normal de puertas para afuera, refugiándose en el trabajo o en sus aficiones o con sus amigos, y alejándose de aquellos que le recuerdan el acontecimiento traumático.
Otras personas en cambio se vuelven rebeldes e impulsivas, incapaces de actuar de manera sosegada, con una repulsión casi física a las ataduras o a las preocupaciones.
Los primeros se mostrarán más huraños antes los demás, los segundos más impacientes o actuarán de manera más descontrolada, en una especie de "huida hacia adelante".

Y estos síntomas pueden manifestarse justo después del trauma o aparecer pasado ya algún tiempo. Dicho en otras palabras. Es como cuando te tuerces el tobillo y "en caliente" no lo notas y sigues corriendo, pero cuando te paras es cuando ves las estrellas. Pues aquí lo mismo, sólo que en lugar de torcedura esto ha sido una caída libre de doce meses y suma y sigue. De repente, un día te relajas y te sale toda la tensión acumulada.

Gracias a mi buena amiga cordobesa por la información; a mi nuevo amigo que también pasó por lo mismo hace unos años por su empatía y su sentido común; y a mis niñas; y a los zipi zape de la "Grama" por su compañía y sus consejos. Y cómo no, a los que nos aguantan cada día.

Y como ya dije hace unos días, a ver si cambio ya de registro, que esto en lugar de un blog empieza a parecerse cada vez más a un diván.

Un beso y un abrazo, pero de los buenos.

lunes, 25 de octubre de 2010

Verde Siberia


Dicen que todos los caminos conducen a Roma, sin embargo algunos atajos te pueden llevar a Siberia.
Pero no hay que alarmarse. En Siberia también puedes encontrar buenos italianos (restaurantes, claro). Y, como decía mi abuelo, "hambre que espera hartar no es hambre".
La única pega es que igual te tienes que comprar algún conjunto de entretiempo, y puede que la casa Ferrari no tenga tanta sucursal en Ekaterimburgo como en la Ciudad Eterna. Pero, vamos, excepto esas minucias, apenas vas a notar la diferencia.
¿Vas a echar de menos el Foro, la Plaza Navona, o el Trastevere, teniendo ante tus ojos toda la tundra para ti solito? Indómita. Pura. Porque te pueden cerrar una puerta, pero ¿quién te prohibe abrir todas las ventanas que quieras? Quizás haga un poco de frío, pero es bueno ventilar los corazones.
Ah, y se me olvidaba mencionaros, que el verde de sus auroras boreales es único, esmeralda, como los ojos bonitos. O como una buena botella de Veuve Clicquot, mucho más digestiva que un Chianti. Dónde va a parar.

miércoles, 20 de octubre de 2010

Compañeros, casi hermanos


Gracias Jorge, por tus palabras. Adjunto también la foto. Un abrazo.

"Hola. Me llamo Jorge R.M. Tengo tu edad más o menos, y vivo en Madrid, concretamente en Los Cármenes. Te llevo siguiendo desde hace algún tiempo en tu blog e intuyendo que estabas viviendo una situación parecida a la que me tocó vivir a mí con mi hermano pequeño hace ya más de veinte años utilicé mis contactos para obtener tu email, creo que tenemos un ángel de la guarda común :-). Cuando yo no era más que un chiquillo tuve que hacer de enfermero, de hijo único en una casa vacía, y de cómico a tiempo parcial para que a mi hermano le pasara el tiempo más deprisa en aquella horrible habitación de hospital. Ahora a mi familia y a mí todo nos parece muy lejano aunque en realidad ninguno de nosotros ha pasado página del todo. Mis amigos de de aquella época me dicen que no lo hemos superado todavía, y es verdad. Yo aún me lavo las manos ochenta veces al día, y procuro no acercarme a personas enfermas, ni acostumbro a tener mucho contacto físico con nadie, en plan saludar con besos y abrazos y eso, sólo alguna novia que he tenido me ha hecho cambiar temporalmente esa costumbre ;-)
Es cierto, aún estoy tocado, pero ver a mi hermano como un joven cualquiera de veinticinco años me compensa sobradamente.
Tenemos que asumir que es lo que nos ha tocado vivir y podemos estar orgullos de haber sido tan fuertes como para superarlo.
Te aconsejo rodearte de tus seres queridos y de tus mejores amigos, que seguro ya que han estado contigo en los peores momentos. Aunque creas que puedes con todo, esta situación desgasta mucho y puede dejarte secuelas, y somos muy jóvenes todavía!.
Desde Madrid os envío el más caluroso de los abrazos que al ser por internet no podrás rechazar no?"

Jorge R.M.

A los que no permanecen impasibles.



Cuántas veces pensamos que todo y todos se ponen en nuestra contra. Que no levantaremos cabeza. Que el invierno parece no tener fin, y que estamos solos.


Y sin embargo, logramos sobrevivir.
Y lo hacemos por nosotros mismos.
Y aprendemos a levantarnos de nuevo, con el aliento cálido de los que nos quieren, con el cariño de un gesto y un abrazo sinceros, y la alegría de aquel que representa todo para nosotros.
Daremos la bienvenida a aquel que se acerca con mirada clara.
Y nos regala su compañía.
Su comprensión y su amistad.
Y buscaremos bajo el sol de mediodía las risas que un día se nos escaparon.
Y una conversación en la intimidad.
Y un balcón bajo el cielo estrellado.
Y puede que nosotros no nos demos cuenta que ha llegado ese momento. Pero nos estremeceremos al recordarlo después.
Sólo entonces sabremos que la primavera ha vuelto.

Dedicado a todos aquellos que no permanecen impasibles.

Whatever works


No es que sea muy forofa de este judío nacido Königsberg, más conocido como Woody Allen, considerado por muchos como el mejor director de cine.
Me parece ligeramente cargante y sus personajes (como sus actores fetiche) demasiado exagerados.

Aunque confieso que he visto bastantes de sus películas. Porque quién puede escaparse a la persecución mediática de sus estrenos o a la reposición constante de su filmografía en televisión.
Además para muchos europeos sigue siendo el director más cercano a nuestro cine, ese cine raro raro y que, en general, no va a ver nadie. Unos lo llaman "de autor", aunque sería más correcto llamarlo "subvencionado".
La mejor muestra de este cine desorientado y que intentan vendernos como algo original, cuando ya está más que procesado y vuelto a procesar, es Vicky Cristina Barcelona. Realmente horrorosa. A lo Almodóvar incluso en su reparto.

Sin embargo el bueno de Allen ha tenido alguna excepción brillante. Me quedo con cuatro: Misterioso Asesinato en Manhattan, Granujas de Medio Pelo, La maldición del Escorpión de Jade y sobre todo: Match Point. Supongo que porque son películas que cuentan una historia y no se detienen únicamente en personajes histriónicos.

Y ayer vi una más que no conocía: Si la cosa funciona ("Whatever works").
No es buena, para nada. Aburrida, insistente y demasiado autobiográfica. Por lo menos a mí, el personaje principal me parece un alter ego calcado del director y la trama es ligerita total.
Pero no voy a decir lo mismo del mensaje que intenta transmitir. En eso le doy toda la razón. La vida es demasiado corta y el mundo demasiado imperfecto como para vivir amargados o con prejuicios. Haz lo que te venga en gana, sin herir a nadie eso sí, y disfruta del momento. Si la cosa funciona, ¿por qué no?

domingo, 17 de octubre de 2010

De bares y compañías


Cuando una ya pensaba que el sábado no daría para más, después de una sobremesa de cinco horas en "can Dani" con el anfitrión y con Edu, y de medio paquete de tabaco, un tercio de un Pago de Capellanes, unos huevos rellenos (estupendos) y un gin-tonic de niña buena; va y recibe una llamada que le avisa de un cambio de planes. "¿Por qué no vamos al Quimet a tomar unas tapas y a ver el fútbol, y luego ya veremos?"

Así, lo que en un principio iba a ser una copa después de cenar cada uno en su casa, se convirtió en unas bravas, unos chipirones, unas torradas de ibéricos y unas almejas plancha, en un bar de los de siempre y con los de siempre, ay esos viejos amigos que uno reencuentra después de tantísimos años. Además el Barça ganó, con una segunda parte bastante digna, aunque luego el Madrid ganase también para regocijo de unos cuantos merengones que compartieron barra con nosotros. Más que nada que las dimensiones del Quimet te obligan a hermanarte más de la cuenta con los lugareños y sus conversaciones, aunque no quieras.

Finalmente salimos, oliendo a fritanga (o "a fogata de gitano") y con la cabeza bien alta, que ese olor a veces se cotiza más que el Chanel nº5 y nos dirigimos al "Louise se va" pequeño, donde estaba el mismo camarero que hacía ocho años. Como todos, estaba un poco más gordo, un poco más viejo y un poco más calvo, pero con las mismas ganas de charlar de siempre (o incluso más) y nos dieron las dos y media, y cerraron la persiana por dentro y allí estuvimos otro rato más, hasta que nos apiadamos de él y nos fuimos al "Louise se va" grande con intención de echar la última.
A esa hora ya me había fumado el otro medio paquete de tabaco y había gorroneado otro tanto más. Qué desastre. Lo siento Elenilla.

Lo gracioso fue encontrarme allí con uno de los médicos que tan bien conozco, camiseta y cubata en ristre. A esas horas uno ya no guarda el mismo halo de profesionalidad que a las diez de la mañana pero creo que todos nos convertimos en más humanos y nos reímos de todo. La verdad que así es más agradable, uno puede quitarle hierro a temas serios y tomarse las cosas con un humor diferente, sobre todo mientras escucha a Radiohead y hace esfuerzos por seguir hablando y no menear la cabeza al compás.

Un buen día. Una buena noche.

viernes, 15 de octubre de 2010

Nota de la autora


Me dicen, se comenta, que a ver si cambio un poco el discurso del blog, que últimamente transmito un agobio que no es normal, y menos en mí, que soy capaz de reírme hasta de mi sombra.
Añaden que soy positiva por naturaleza, graciosa (textualmente "payaseta") y muy pero que muy irónica, y que saco punta a todo, sobre todo a las situaciones más difíciles. "Si en persona lo superas todo, el blog tiene que ser un reflejo de ti y no de alguien que no eres".
Pues eso. Ea. Que tienen razón. Que yo me debo a mi público (ruego no hacer muecas), y más a este público reducido pero fiel que me ha acompañado siempre, con bonanza y con tormenta, y que no tienen por qué aguantar estos estados de ánimo belicosos y turbios. El "turbio" para beberse, con medida.

Pero hoy no, "mañana".

Que se nos presenta un fin de semana bastante prometedor. Si el anterior fue variopinto, un poco "groupie", un poco pirenaico, pasado por agua eso sí. Este es el de los reencuentros, con alguna que otra sorpresa agradable que ha surgido a última hora. Para empezar vuelvo al sitio donde me crié. Y me van a regalar algo muy especial: tiempo.
Estoy segura que el próximo día tendré por fin anécdotas divertidas que contaros.
Ah....y puede que no fume.

Besos y abrazos.

miércoles, 13 de octubre de 2010

A lo Eric Cantona

Una, que no es tonta y que tiene una intuición fina fina por razones varias, se da cuenta que los tiempos de princesa se le han acabado (si es que alguna vez lo fue).
Y es que todo, absolutamente todo, ocurre a la vez, como si los elementos se hubieran conjurado de alguna manera (merecido lo tengo, pensarán algunos, otros fijo que preferirán llamarme esta noche para charlar un rato y reírnos de nuestra suerte). Lo que es seguro es que si yo montara un circo, me crecerían los enanos.

Me cuenta una amiga que cuando pasa eso, cuando las cosas vienen así que parece que el suelo se te mueve bajo los pies; es que la vida te pide superarte, hacer cambios radicales o quién sabe. Lo que tengo claro es que si salgo de ésta va a ser a mi manera. A lo Eric Cantona.
Nada de volver la vista atrás. Nada de tener paciencia. Y sobre todo nada de actuar con frialdad. Aunque sé que sonará raro.

El tiempo nos acorrala, nos pone límites, nos hace estúpidamente humanos.
Vivimos obstinados en planificar, como si así fuéramos a controlar nuestro futuro. Pobres de nosotros. Infelices...
Como la manía de etiquetarlo todo en blanco o negro, en bueno o malo. Cuando la realidad es un cuadro de Matisse.

Eric Cantona es un buen ejemplo a seguir. Temperamental. Mediterráneo puro. Impulsivo. Franco. Quizás algo excesivo, pero siempre él. Es que no le imagino para nada dudando del camino a seguir. Siempre hacia adelante. Fiel a sí mismo. Uno ya tendrá tiempo de pedir disculpas, pero lo que no debemos es arrepentirnos de habernos quedado quietos.

martes, 12 de octubre de 2010

Himnos para la redención (sin más)


Flowers no canta, invoca. Su inmensa voz (que parece que se desborde de un cuerpo demasiado delgado) deja al auditorio pasmado. Nada es igualable a ver al vocalista de The Killers sobre el escenario de esos locales minúsculos que escoge. Cuando sonríe, y lo hace a menudo, parece que lo hace para cada uno de los que allí estamos, mirándonos directamente a los ojos, mientras se mueve de esa forma peculiar, un poco tímido, siempre elegante.

"On the floor" es un himno. La canta al principio, con las luces bajadas, prácticamente sin acompañamiento instrumental. Abajo, aguantamos la respiración mientras su voz profunda habla de que cada noche mendiga perdón de rodillas en el suelo. Construye una atmósfera tan íntima que por un momento llegas a creerte que no hay nadie más allí, salvo él y tú.

Es un tema reiterativo en él, la redención, la búsqueda de perdón. Como en "Magdalena", que la introduce dándonos un par de pinceladas del peregrinaje de Sonora y de sus 60 millas de Nogales a Magdalena de Kino. Los católicos estamos más acostumbrados a esos actos de fe explícitos, pero él que es mormón ha sabido entenderlo y vestirlo de un espíritu más elevado, "con el corazón lleno de gracia" y "con la bendición del perdón (de San Francisco)".

Después de los singles y otras canciones más o menos animadas, más o menos prescindibles, uno se detiene a saborear "Only the young" cuando ya echaba de menos la vuelta a la introspección. Es el tema más nostálgico y aunque habla de que el sol brillará otra vez uno no puede evitar sentirse triste, como si el tiempo se nos escurriera de entre los dedos empeñados como estamos en mirar a otro lado.

Sentir. Vivir. Añorar. Uno escucha a Flowers y no se queda indiferente. Y si estás pasando por un momento difícil, o viviendo un punto de inflexión en tu vida, te acompañará en tu melancolía como un amigo fiel y leal.

jueves, 7 de octubre de 2010

El Nobel de Mario.


L mayúscula, de Loable.

Es el escritor del pueblo. De los que no se callan. Del pasado, del presente. De lo que vendrá. De mi América Latina querida.
El político del Perú. El humanista. El "escribidor". El creador. El influyente. De Madrid al cielo.
El primero o segundo de los prosistas, con García Márquez. La esencia misma de nuestro español, y de nuestro orgullo, que se mira en el espejo al otro lado del charco.

Salesiano. De carácter derecho. Auténtico. Liberal. Hacedor de dichas y desdichas, de vidas retuertas que se encuentran y desencuentran en una espiral imparable y siempre sorprendente. Cuando la rutina en sus manos se vuelve tragicomedia, y los seres más mediocres florecen como amapolas bajo el sol de primavera.
Mi autor predilecto en la lengua que me vio nacer, otra vez mano a mano con el colombiano que describió cien años sin compañía.

Vargas Llosa me mostró el malecón de Santo Domingo, y el San Cristóbal desordenado de Trujillo, mucho antes de que yo los viera por mis propios ojos, y, sin embargo, me bastó pisar esos lugares para reconocerme en ellos, y sentirlos entrañables, como sus gentes dulces de ojos verdiazules y piel tostada.
Y esos Andes agrestes. Salvajes. Lejos de los caminos incas, pero torturados por los senderos "luminosos" en los que la vida se jugaba a dados, sobre todo la de los más vulnerables.

Mario. El caballero. El mestizo.

Bien merecido, sí señor. Uno de los Nobel más dignos. Imagino que forma parte del plan "renove" de los suecos después del ridículo hecho con Obama. Por mucho que les pese a los rojillos hijos de Saramago o a los que militan tras la sombra de Herr Günter Grass.

lunes, 4 de octubre de 2010

I'm sick of all my judges, and so scared of what they'll find


En estos días en el que todos los que seguimos a The Killers estamos "Brandonmizados" con su próxima presencia aquí en la Ciudad Condal, es lo propio rendirle un pequeño homenaje.
Ya sabemos que The Killers no es únicamente Flowers, pero qué sería de ellos sin su voz, sin ese chorro de palabras desencadenadas, y sin ese espíritu indómito del Oeste.
Porque Brandon nació en Las Vegas y será en esa ciudad donde muera, rodeado de una familia numerosa y de un montón de amigos. Y dice él mismo que tendría un arma en casa para proteger a los suyos. ¿Y? ¿Alguna pega? Creo que la propia defensa de la libertad de uno a veces exige medidas extraordinarias. Como él dice "ojalá viviéramos en un mundo perfecto, pero no lo es".

Rebelde hasta el final, es un músico contracorriente en el gueto de artistas "izquierdones" que inunda la escena mundial y que juegan al juego de "soy super-comunista y apoyo un montón de causas, mientras me construyo mansiones de la leche en medio mundo y te cargo un canon hasta por oler mis canciones".
El no es así. El a lo suyo. Como un Billy el Niño moderno. No le importa lo que puedan pensar los demás. Es el más punky de entre los "rockeros indie". Y no por ser el líder del grupo más potente de la escena actual cambiará su Sin City por L.A. o N.Y.C.
Este chico de veintinueve añitos pertenece a una casta de hombres diferentes. Hombres precoces, que no se arrugan ante nada y que tienen muy clara la meta que persiguen. La música es su vida pero sólo la música, no el a veces irremediable y tedioso acompañamiento de bambalinas. Y pese a estar en la cresta de la ola ha construido una familia con su novia de toda la vida, ya su mujer y madre de sus hijos, a la que nada ni nadie hará sombra.

Nos da igual cómo te pongas Flowers: con ojos pintados, abrigo de plumas o tu bigote a lo tex-mex, estás que te sales.

miércoles, 29 de septiembre de 2010

Manual de supervivencia para incautos


Viendo las consecuencias que muchos de nuestros actos tienen sobre nosotros y con ánimo de compartir humildemente algunas experiencias desagradables, aquí os dejo algunos consejos para evitar males mayores.
Por favor, tomadlo como lo que son: unas sencillas sugerencias hechas desde la más sincera de las opiniones.

1.- Nunca, bajo ningún concepto, digáis lo que pensáis. El pensamiento es un tesoro íntimo al que nadie salvo vosotros debería acceder.

2.- Tampoco digáis lo que no pensáis, puesto que podéis crear falsas expectativas o una imagen equivocada de vosotros mismos.

3.- Nunca confiéis en los que parecen ser corderos, sino en los que van de lobos. Al menos estos últimos van de cara.

4.- Los cambios mejor si son graduales, los saltos sólo suelen provocar esguinces o contracturas.

5.- No busquéis afuera la solución a vuestros problemas, puesto que los problemas seguirán estando ahí cuando volváis a "casa".

6.- Sed realistas, no seáis soñadores. Es mejor asumir desde ya que somos lo que somos y tenemos lo que tenemos.

7.- Huid de las personas que no saben lo que quieren.

8.- Incluid en vuestra vida a las personas que os quieren a vosotros en la suya. No os esforcéis por la gente que os ignora.

9.- No intentéis cambiar a los otros, ni cambiéis vosotros por ellos.

10.- Nunca adaptéis vuestra velocidad a la de los otros, puede ser que vosotros pertenezcáis al mundo de la F1 y los otros al de los rallies o al de los autos de choque...

lunes, 13 de septiembre de 2010

Mi particular "tashlij"


Hace apenas una semana que los judíos celebraban Rosh Hashaná, el Año Nuevo. Para ellos tiene un sentido totalmente diferente al de nuestra celebración casi frívola de espumillón y lentejuelas. Es el primero de los días de arrepentimiento que terminan en el ayuno del Yom Kippur o "Perdón" en octubre (que nadie confunda la festividad con la guerra del 73). Una vez superada la prueba de Dios, ya se puede dar comienzo al nuevo año con buen ánimo y los mejores deseos.
Pero en mi opinión, la liturgia más bonita de esta celebración es la que se hace durante la tarde del primer día, el tashlij, cuando se acercan a un río y desechan simbólicamente los pecados.

Nosotros, los cristianos, también tenemos nuestras fórmulas de redención, pero son más prácticas: vamos, que acudimos a un confesionario y listamos nuestros pecados, como el que va al médico de cabecera y recita sus molestias. Imagino que los que creen que no son cristianos y lo son (que sufren del mismo mal que los que creen que no son españoles, y lo son) también hablan de vez en cuando con "alguien" a la carta, cuando sufren algún contratiempo.

Pero a veces es más bonito hacer algo simbólico, un pequeño ritual que realmente te acerque a aquello en lo que crees, sea lo que sea, y lo del río es una idea. Como lo de las hogueras de San Juan si realmente sirvieran para algo más que para librarte de trastos, o el bautizo, si lo asociáramos a algo más profundo que a una buena merienda.

Mi pequeño encuentro con "El" y con lo que soy lo hago de vez en cuando en una iglesia. Pero ni siquiera entro. Me basta con acercarme alguna tarde a la caída del sol, dando un paseo, y sentarme en un banco y contemplar los viejos campanarios rojizos, y pensar que la vida puede ser maravillosa.

Shaná Tová a todos.

domingo, 12 de septiembre de 2010

Me da lo mismo


Hoy no tengo mucho tiempo pero acabo de escuchar El Pescao y aquí va una canción desde el corazón. Que la disfrutéis.

Da igual lo que haya pasado ya
también da igual lo que llegará.
Lo mismo me importan el bien y el mal
o lo que diga la gente.
Llegar primero, llegar detrás
los que no aman este lugar.
Los que hacen del miedo su cualidad.
Me da lo mismo.

Me da igual si algunos me ven llorar
Si no respetan mi libertad.
Estar por el mundo en cualquier lugar
sin conocer a la gente.
Da igual amar al que no hay que amar.
Da igual ser miles si hay soledad.
Si rompes las normas para buscar
Me da lo mismo.

Lo que me importa es el presente y la sinceridad.
La sencillez de los niños al mirar al mar
y lo que siento cuando veo que eres de verdad.
Como me importan esas cosas que me hacen soñar.
Como me importan mis amigos cuando ya no están.
Como me importa que te quedes a mi lado más.
Me importa todo lo que he dado y lo que tú me das.
Me importa el mundo si puedo vivir un día más.
Me importan tantas cosas pero todo lo demás.
Me da lo mismo.

domingo, 25 de julio de 2010

A guardare il mare


Hace un año que nuestra vida dio un giro inesperado. Cuando miramos atrás aún sentimos escalofríos y aunque hemos avanzado mucho todavía no podemos cantar victoria, y además se nos metió dentro un temor que no nos sacaremos en mucho tiempo. Pero para eso estamos, fuimos elegidos para esta dura prueba desde el momento en que nos concedieron el regalo más maravilloso del mundo, y la superaremos, los tres juntos.

El miércoles pasado, justo el día de tan agridulce aniversario, E.M. me enviaba la imagen con la que acompaño este texto, y el siguiente poema:

E ti soffermi a guardare il mare
Seduto calmo sulla fredda sabbia
Quando un’onda, di ugual fattura,
Ma più bella delle altre, ti colpisce,
Non puoi che seguire il corso
Della sua breve e intensa vita.
E non riesci a sorprenderti
Della sua triste fine, infranta
Ma riesce ad affascinarti, sempre.
Così ti affascina il dolce amore
E così si infrange inevitabilmente
Ma prima o poi, a guardare il mare
Ci torni sempre…

Gracias, por recordar, por apoyarnos, por vuestro cariño y por vuestro tiempo.
Todo se hace más fácil a vuestro lado, aunque algunos estéis lejos siempre estáis ahí.

lunes, 28 de junio de 2010

No seamos borregos, seamos cabritos.


Somos débiles y nos sumimos en un letargo mancomunado.
Somos débiles y vivimos a remolque del que nos domina porque somos incapaces de decidir por nosotros mismos.
Nos dejamos llevar, nos sumergimos en la masa y adoptamos como nuestras decisiones que toman otros por nosotros.
Pero ¿por qué? Porque es infinitamente más fácil bajar la cabeza que entrar en confrontación, incluso cuando claramente nos perjudica.

Y en esta sociedad nuestra tan monótona y uniforme, en la que se nos ha olvidado hasta salir a la calle a reclamar soluciones a quien nos gobierna con tanto desacierto y a sus lacayos sindicales, a la crisis que nos atiza y de valiente la llamamos "global", y al paro "efecto colateral" y nos quedamos tan panchos asistiendo al desmoronamiento del "estado del bienestar".
Pero claro, es que ese carácter nuestro tan latino, de amodorramiento general, nos persigue desde la infancia. En los colegios es donde nace la figura del "popular" y la del "pardillo", a uno se le venera, bien por miedo, bien por no desentonar con los demás, y al otro se le echa a los leones en un vía crucis multitudinario. Nadie quiere acercarse al impopular, y no nos engañemos: es por cobardía. Y bueno, al popular no es que se le siga con convencimiento ni por mérito propio sino porque es lo que se lleva.

Y ahora lo que se lleva en este país es defender el aborto, ser feminista, anti-clerical y anti-semita, y claro: no hay por donde coger una doctrina que se contradice a sí misma premisa a premisa. Si un feministo o una feminista (va por ti: Bibiana), que promueven que la mujer domine el mundo, incluso la mujer inútil que las hay y a montones (como hombres), está a favor del musulmán fundamentalista que impone el velo a la mujer y la mata a pedradas si es adúltera o le da 200 latigazos si ha sido violada, es que está loco o loca de remate, y si además desea la extinción de los curas católicos (religión que nos guste o no ha sentado las bases de nuestra cultura y de lo que somos) pero apoya por ejemplo que la Mezquita de Córdoba se convierta al islam en un Al-Andalus 2, es que ya no tiene remedio.

Desde este foro pido por favor al lector libre que reflexione y se forme opiniones propias, y rechace toda manipulación en cualquier ámbito privado y público, y sobre todo que sea valiente y defienda lo suyo, aunque sea en contra de la mayoría. No seamos borregos, seamos cabritos.

viernes, 18 de junio de 2010

FRIENDS OF ISRAEL: "Si Israel cae, nosotros caeremos con él".




Gaza es una distracción. No podemos olvidar que Israel es el mejor aliado de Occidente en una región turbulenta

Ya hace demasiado tiempo que en Europa no está de moda defender a Israel. A raíz del reciente incidente a bordo de un barco lleno de activistas anti-israelíes en el Mediterráneo, todavía menos, y es difícil pensar en una acción más impopular.
En un mundo ideal, el asalto del Mavi Marmara no habría terminado en nueve muertos y una veintena de heridos. En un mundo ideal, los soldados habrían dado la bienvenida a la nave con toda tranquilidad. En un mundo ideal, ningún Estado, ni mucho menos un aliado reciente de Israel como Turquía, hubiera patrocinado y organizado una flotilla cuyo único propósito era crear una situación límite a Israel: elegir entre renunciar a su política de seguridad y naval de bloqueo, o arriesgarse a ganarse la enemistad del mundo.

En nuestras relaciones con Israel, debemos evitar la ira que con demasiada frecuencia nubla nuestro juicio. Un enfoque razonable y equilibrado debe tener en cuenta las siguientes realidades:

1) El estado de Israel fue creado por una decisión de la ONU. Su legitimidad, por tanto, no debe ser cuestionada. Israel es un país con instituciones democráticas profundamente arraigadas. Se trata de una sociedad dinámica y abierta que ha destacado en repetidas ocasiones en la cultura, la ciencia y la tecnología.

2) Debido a sus raíces, historia y valores, Israel es una nación occidental en toda regla. De hecho, es una nación occidental normal, pero en circunstancias "anormales".
En Occidente, es la única democracia, cuya existencia ha sido cuestionada desde sus inicios. Primero, fue atacada por sus vecinos con armas convencionales de guerra. Luego se enfrentó contra el terrorismo que culminó en una oleada tras otra de ataques suicidas. Ahora, a instancias de los islamistas radicales y sus simpatizantes, se enfrenta a una campaña de deslegitimación a través del Derecho internacional y la diplomacia.

Sesenta y dos años después de su creación, Israel sigue luchando por su supervivencia. Castigado con misiles que llueven a diario desde el norte y el sur, amenazada continuamente con ser destruída por Irán con el objetivo de adquirir armas nucleares y presionada por amigos y enemigos, Israel no parece tener un momento de paz.
Durante años, el foco de atención occidental ha estado, comprensiblemente, en el proceso de paz entre israelíes y palestinos. Pero si Israel está en peligro hoy en día y toda la región se está deslizando hacia un futuro problemático preocupante, no se debe a la falta de entendimiento entre las partes sobre la forma de resolver este conflicto. Los parámetros de cualquier acuerdo de paz futuro están claros, por muy difícil que parezca que las dos partes hagan el último esfuerzo para alcanzar el acuerdo.

La verdadera amenaza a la estabilidad regional, sin embargo, se encuentra en el surgimiento de un islamismo radical, que ve la destrucción de Israel como el cumplimiento de su destino religioso y, al mismo tiempo en el caso de Irán, como una expresión de sus ambiciones de hegemonía regional. Ambos fenómenos son amenazas que afectan no sólo a Israel, sino también a Occidente y al mundo en general.
El núcleo del problema radica en la forma ambigua y errónea en la que a menudo los países occidentales actúan ante esta situación. Es fácil culpar a Israel de todos los males en Oriente Medio. Algunos incluso actúan y hablan como si se pudiera lograr un nuevo entendimiento con el mundo musulmán a costa de sacrificar el Estado judío. Esto sería una locura.
Israel es nuestra primera línea de defensa en una región turbulenta que está constantemente en riesgo de caer en el caos, una región vital para nuestra seguridad energética, debido a nuestra excesiva dependencia del petróleo de Medio Oriente, una región que forma la línea del frente en la lucha contra el extremismo. Si Israel cae, nosotros caemos con él.

Pero defender el derecho de Israel a existir en paz, dentro de fronteras seguras, requiere un grado de claridad moral y estratégico que parece haber desaparecido en Europa, y los Estados Unidos muestran signos preocupantes de que van en la misma dirección.
Occidente está pasando por un período de confusión sobre el futuro del mundo. En gran medida, esta confusión está causada por una especie de duda masoquista sobre nuestra propia identidad, por lo políticamente correcto; por un multiculturalismo que nos obliga a ponernos de rodillas delante de los hombres, y por un secularismo que, ironía de ironías , nos ciega, incluso cuando nos enfrentamos al levantamiento de los yihadistas más fanáticos de su fe. Abandonar Israel a su suerte, en este momento, sólo serviría para ilustrar hasta qué punto hemos caído y cómo de inexorable es nuestro declive.

No podemos permitir que esto ocurra. Motivados por la necesidad de reconstruir nuestros valores occidentales propios, expresando una profunda preocupación por la ola de agresiones contra Israel, y conscientes de que la fuerza de Israel es nuestra fuerza y la debilidad de Israel es nuestra debilidad, he decidido promover la iniciativa Amigos de Israel con la ayuda de algunas personas prominentes, entre ellos David Trimble, Andrew Roberts, John Bolton, Alejandro Toledo (el ex presidente de Perú), Marcello Pera (filósofo y ex presidente del Senado italiano), Fiamma Nirenstein (el autor y político italiano), el financista Robert Agostinelli y el intelectual católico George Weigel.
Nuestra intención no es defender una política específica del gobierno israelí en particular. Los patrocinadores de esta iniciativa seguro que no están de acuerdo en ocasiones con las decisiones adoptadas por Jerusalén. Somos demócratas y creemos en la diversidad.
Lo que nos une, sin embargo, es nuestro apoyo inquebrantable al derecho de Israel a existir y a defenderse. Para mantenernos firmes como países occidentales frente a los que cuestionan la legitimidad de Israel, para tratar en los organismos internacionales de las cuestiones vitales de seguridad de Israel, para apaciguar a quienes se oponen a los valores occidentales en vez de luchar por la defensa de esos valores, pues no sólo es un grave error moral, sino un error estratégico de primera magnitud.

Israel es una parte fundamental de Occidente. Occidente es lo que es gracias a sus raíces judeo-cristianas. Si cortamos el elemento judío de nuestras raíces e Israel pierde, entonces nosotros también perderemos. Nos guste o no, nuestro destino está indisolublemente unido.

José María Aznar, Presidente de España 1996-2004
The Times, 17 junio de 2010

miércoles, 16 de junio de 2010

Viva Sotoancho


Bueno, bueno, bueno, esto empieza a caldearse. Hoy me ha llegado otro correo muy interesante de un caballero que sé bien de qué pie cojea y como no me ha dado instrucción en contra paso a publicarlo, si bien he cambiado el gentilicio que me aporta por otro, con permiso de Don Alfonso Ussía, para que no se le llene el lugar de veraneo de curiosos.

Que sepáis que los de Sotoancho en Fiestas hemos pedido ya la autonomía de Castilla, de España y de todos por razones históricas, ya que por allí hace tiempo, cuando pasó el Cid Campeador camino de Valencia a su exilio (y de paso a *** a los moros) lo nombró Señorío de Sotoancho y además se habla "sotoanchí" que es diferente del castellano aunque tiene las mismas raíces linguísticas y como tenemos jabalíes y setas podemos autoabastecernos y ser "mu prósperos" sin tener que mantener a los del pueblo de al lado que siempre han sido un poco zoquetes y manirrotos.
PD: Cambiemos las Balanzas Fiscales!!!!!

Eso sí vamos a seguir vendiéndoles nuestra setas y carne de matanza a los del pueblo de al lado, pues los de los pueblos que están más allá... siguen diciendo que no somos competitivos.
PD: Dejemos igual las Balanzas Comerciales!!!!!

También estamos pensando en anexionarnos el pueblo de al lado por razones históricas... pues así seremos más grandes y mejores.
PD: Seremos los "Païzos Sotoancheños"

Tenemos previsto crear una cuantas "Conzejerías" con lo que ya tenemos colocados a casi todo el pueblo (de hecho nos falta gente afín para tanto ministerio) con lo que vamos a llamar a nuestras familias y amigos para que os vengáis allí, que algo sabréis hacer y si no pues a comeros los mocos y a trincar la pasta!!!
PD: Hay algunos del pueblo que se han "olido" que este invento nos lo hemos sacado de la manga para trincar la pasta sin trabajar colocados en las Conzejerías y demás mamandurrias, les vamos a llamar fachas para que se chinchen a ver si no nos estropean el chollo.

Vamos a montar un hospital con muchos medios y recursos que será la envidia de toda la comarca y pagaremos muy muy bien y estamos fichando médicos pero vamos a poner como requisito el Nivel C de "Sotoanchí" así se colocan los médicos del pueblo.
PD: Al final el médico-jefe seleccionado ha sido el Gumersindo que bien bien no es médico, era el curandero del pueblo pero habla en perfecto Sotoanchí Nivel C. La verdad sea dicha es que nosotros nos vamos al Consultorio del pueblo de al lado porque hay otro Médico que es un lumbrera y fue el primero de su promoción pero lo tumbamos por el Nivel C, que se j**a y que lo aprenda.

También vamos a montar una conservera industrial para enlatar la carne de los jabalíes y las setas. Hemos puesto un anuncio en la prensa solicitando al mejor Director que haya en el Mundo Mundial pero no nos ha venido ningún CV bueno y nos ha comentado un "Cazador de Cabezas" que el Director dice que si se viene al pueblo sus hijos perderán el curso escolar pues lo enseñan todo en sotoanchí y no se enterarán de nada...
PD: Al final el Director ha sido el Bernardo que ha sido carnicero... aunque creo que tendremos que cerrar la fábrica porque no nos va muy bien.

Y por último montaremos unos huertos solares en una finca que hemos expropiado por razones de "interés te quiero inés" pues te dan una pasta del copón por cada ChoriWatio que produces, eso sí luego el recibo de la luz nos lo suben a todos pero como nosotros y nuestros amigos ya habremos trincado la pasta, por un poco de subida "no pasa ná".
PD: Viva el ecologismo pues está bien visto el ser progre!!

martes, 15 de junio de 2010

Repetid conmigo: "los judíos no son malos, sólo son listos"


Ayer, mi "compinche" del sur me mandaba como curiosidad un párrafo que alguien con mucha ironía escribió en un foro social de esos mundos cibernéticos que rezaba así:

"Es que son listos los jodíos judíos. Ya sabían que iba a haber electricidad mucho antes de que se inventara, por eso la prohibe la Torá. Es como los romanos que hicieron el acueducto de segovia con agujeros debajo para que pasasen los coches."

Bromas aparte, sí que les considero listos sí, y creo que muchos también, digo yo que por eso les temen y les rechazan, porque es un hecho que uno sólo rechaza a lo que teme.
Como curiosidad: tan sólo un 0,2% de la población mundial es judía, pero el 29% de los Premios Nobel han sido de esta etnia.
Entre ellos, el favorito de los que somos liberales: Milton Friedman, defensor del libre mercado llevado al máximo y "R"epublicano con mayúscula.

¿Por qué será que un pueblo que representaba el 10% de la población del Imperio Romano y que, según han calculado, de haberse dado unas circunstancias normales, en la actualidad representaría una población de más de 200 millones, ahora apenas son 14 millones de personas? Pues por las continuas persecuciones y matanzas indiscriminadas que han sufrido en estos últimos 2.000 años.
Y de otro modo, ¿por qué una etnia que por número parece insignificante es tan influyente? Porque han aprendido a conocer a sus enemigos a fondo y a protegerse a sí mismos. De no hacerlo así estarían abocados a la extinción.
La selección natural les ha hecho más listos, para reconocer las amenazas; más emprendedores, capaces de recuperar una y otra vez las riquezas arrebatadas; y más organizados, para repeler los ataques todos a una.
Es así. Y como etnia comparten éstas y otras características comunes.
Es como la etnia de los kalenjin en Kenya, que habita el Rift Valley: son los mejores corredores de fondo del mundo, otra vez la selección natural, que les ha afinado los tobillos para volar literalmente por la sabana, capaces de recorrer kilómetros y más kilómetros sin despeinarse.

Volviendo a los judíos, qué otra cosa pueden hacer si no. ¿Que también se equivocan? Pues sí: como todos. Pero un error no justifica ese odio racial que algunos les tienen. Me parece vergonzoso que en un país democrático como el nuestro se aliente el fanatismo y la violencia desde algunas instituciones. Anteayer volvían a reventar otro acto de ponentes israelíes en Madrid...

Desde este foro invito al libre pensamiento, a la reflexión, y a la rebeldía contra la manipulación que estamos sufriendo.
Repetid conmigo: "los judíos no son malos, sólo son listos".

Venga, que tengo ganas de cambiar de tema y España está perdiendo contra Suiza...

lunes, 14 de junio de 2010

Nunca olvidaremos


Un solo día para honrar a esas almas generosas que regalan un poquito de sí mismas sin hacerse preguntas. Hoy es el Día Mundial del Donante de Sangre y se lo debemos. Decía Séneca: “Para obrar, el que da debe olvidar pronto, y el que recibe, nunca”. Nosotros nunca olvidaremos.
Gracias a ellos, podemos disponer de un mínimo en los bancos de sangre: para urgencias, para operaciones, para enfermedades hematológicas, para tratamientos de quimioterapia; para Nicolás, para Cassiá, para Mohammed, para Elena, para Alex, para Agustí...
Pero se necesita mucha más. Se necesita también la mía, y la tuya.
Hazte donante.

A todos aquellos que dais, que os dais, os quiero dedicar una poesía de Miguel Hernández que aprendí de niña, se titula "Todo está lleno de ti". Aquí va:

Aunque tú no estás, mis ojos

de ti, de todo, están llenos.

No has nacido sólo a un alba,

sólo a un ocaso no he muerto.

El mundo lleno de ti

y nutrido el cementerio

de mí, por todas las cosas,

de los dos, por todo el pueblo.

En las calles voy dejando

algo que voy recogiendo:

Pedazos de vida mía

perdidos desde muy lejos.

domingo, 13 de junio de 2010

El dj, el ingeniero y unos cuantos bobos


El 5 de junio el escenario Mundo de Rock in Rio Madrid vibraba con el que es considerado el tercer mejor Dj del mundo, David Guetta. Dos días más tarde, el 7 de junio, el ingeniero Eytan Levy era herido por una pedrada en la cabeza en la Universidad Autónoma de Madrid.
David y Eytan, dos caras de la misma moneda, han simbolizado en los últimos días la paradoja constante en la que vive parte de la sociedad española.

Guetta, a punto de cumplir los 43 en noviembre de este año, nació en París pero posee también el pasaporte israelí, como ciudadano judío-sefardí. Desde muy pequeño demostró sus habilidades como pincha-discos y productor musical, y ahora disfruta de un imparable ascenso en las listas de éxitos internacionales.
Levy tiene 46 años y es ingeniero químico de reconocido prestigio de Israel, donde ha fundado dos empresas de energías renovables pioneras en el mundo a raíz de dos de sus patentes: un tratamiento biológico para potabilizar el agua de desecho, que ha exportado a todo el mundo, y otro para producir energía verde a partir de una bacteria. Dando trabajo a una cincuentena de personas.

Bien, pues un puñado de jóvenes, seguramente con trastorno bipolar, y que en su mayor parte habían bailado al son de Guetta el sábado, se debieron levantar resacosos el lunes y decidieron ir en masa a reventar la charla sobre energías renovables en el parque científico de la UAM que Levy y otros cuatro ponentes iban a dar, ajenos a lo que se les iba a venir encima.
Estos jóvenes que, por lo que parece, no pertenecían al campus de la UAM sino que eran de la camarilla de vagos e incitadores al desorden público que de vez en cuando hacen acto de presencia en nuestras ciudades, alentados y bien pagados por organizaciones de dudosa reputación, y de más dudosos principios, se pusieron como "motos" porque la charla la iban a dar científicos israelís.

Intolerable: israelís. Si los científicos hubieran sido iraníes, de los que enriquecen uranio por imposición de Ahmadineyad, pues seguramente hubieran asistido tan contentos, a reírles las gracias, y con el pañuelito de "Fatah" bien anudado al cuello pese al calor sofocante que hacía ese día. Y seguramente si el ponente hubiera sido Iñaki de Juana Chaos, a hablar no sé, de alguna patente para una nueva bomba lapa, pues también hubieran aplaudido bien sentaditos en sus butacas, y con la misma kufiyya al viento, que por no distinguir ya no distinguen ni el atrezzo ni las causas.
Pero no, como eran israelís y además venían a aportar su granito de arena al universo de emprendedores españoles, ya pequeño de por sí, pues les tuvieron que boicotear, y violentamente, que no se diga, que los "activistas" españoles saben dar lo suyo, a pedrada limpia.

Eytan salió escoltado y con una herida en la cabeza. Sin embargo, días después fue entrevistado ya en Israel, y el pobre sigue diciendo que España le gusta y que está dispuesto a llevar su tratamiento de deshechos a Gaza. Menuda lección de civismo da a esos energúmenos.
Me pregunto si ese tratamiento de deshechos podría aplicarse a unos cuantos de esos violentos, sería de lo más higiénico.

miércoles, 9 de junio de 2010

De nuevo en conflicto



Conflictos los hay de todos los tipos. Internacionales. Locales. Políticos. Entre dos o más partes. Familiares. Personales. Conflictos éticos. Religiosos. Corporativistas. De género. La vida misma es conflicto.
Quién no ha tenido nunca un rifi-rafe con un amigo, o con un desconocido, o con un vecino, incluso con un hermano por el mero hecho de quién cogía el coche de papá.

En estos momentos hay un conflicto internacional de los "heavys" como diría mi amiga Eva. Y ya no se trata del manoseado "Fundamentalismo contra Occidente", ni del revisitado conflicto en Oriente Medio. Ahora ha salido a la luz una nueva versión que parece que gran parte de la Vieja Europa había interiorizado desde hacía años, o incluso siglos, un conflicto visceral que aparentemente no tiene razón de ser pero que es, y que en los últimos días se ha extendido en una metástasis imparable: el "anti-semitismo" de muchos.
Se trata de un conflicto desigual: el ensañamiento de unos contra un país entero, que ni conocen, por las formas, siempre por las formas. El fondo nunca es un problema serio, porque si no hay acuerdo en la esencia no hay discusión posible; las peleas serias de verdad, las que no tienen solución, vienen por las estúpidas formas. Cuando nadie hace caso al contenido, y sólo hay "dimes y diretes" que lo enturbian todo.

Viendo los últimos acontecimientos, me surge una pregunta: ¿es Europa anti-semita? Pese a la duda inicial, sé que la respuesta es NO. No, no y no. Europa sigue siendo la tierra de libertades, y especialmente tomando como referencia a países como Reino Unido, Holanda, Alemania o Francia que sentaron las bases de la democracia que conocemos hoy, la respuesta es un rotundo no.
Pero eso no quita que ciertos colectivos de pancarta y subvención estén llenándose la boca de eslóganes cizañeros, faltos de rigor la mayor parte de ellos. Y ¿quién legitima a estos personajes incultos, que apenas saben de Historia, y que se entrometen en un tema que ni les va ni les viene y les queda tan grande como el Estado de Derecho? ¿De dónde han salido? ¿Quién les mantiene para que se hagan a la mar cual Love Boat en un crucero de lujo por el Mediterráneo, en plena crisis? Por cierto que Hamas, la organización terrorista, rechazó la ayuda que la Flotilla les llevaba.
Además, digo yo, que pasando por Egipto, que limita al noreste con Gaza y que también ha bloqueado durante los últimos años la frontera a los palestinos por ese lado, ¿por qué no hacer también una paradita? ¿O es que por ser país islamista tiene un trato deferente?
Y los gays de Tel Aviv, ¿qué ocurre con ellos, acaso fueron ellos los que empuñaron los fusiles del ejército?
Son muchas preguntas sin respuesta.

La ignorancia y el rencor son más peligrosas que las armas, y en estos momentos en la tele no veo otra cosa. Esperemos que todo pase como una tormenta de verano pero algo me dice que tendremos empacho de "activistas" para rato.

miércoles, 2 de junio de 2010

La historia nos habla


Hoy quiero compartir con vosotros un e-mail que me ha llegado al buzón privado. Como el autor no lo desea, no incluiré su nombre ni su nick, pero sí me ha dado permiso para publicarlo y creo que merece la pena, aporta muchos datos históricos e invita a la reflexión en estos días tan revueltos. Eso sí, la foto la pongo yo.
Aquí va:

"He leido tu "cronista"... Me preguntaba.. que seguro que sí lo sabes... pero parece que no interesa recordar nunca a nadie en este país que no fueron los católicos los primeros en expulsar a los judíos de España... porque vale más cargar contra el "católico" que está muy de moda y pone cachondos a otros cuantos (gente del cine, por ejemplo).

La primera gran expulsión de los judíos españoles, no la promulgaron los Reyes Católicos en el s.XV, sino los propios musulmanes en el sXI. Pero no los Omeyas con los que Al andalus (la España musulmana) alcanzó su mayor extensión; sino por los radicales que derrocaron a los Omeyas y que provenían de las tribus más sanguinarias del norte de África (entre ellos bereberes) y mercenarios pagados que despreciaban a los musulmanes que reinaban en España porque decían.... "relajaron sus costumbres religiosas" ¡¡¡ Cómo se podía consentir que Wallada, una princesa musulmana, poetisa, tuviera reuniones de literatos y artistas... y de cuando en cuando... se los "pasara por la piedra" e incluso los hombres pelearan por ella. ¡Libertad sexual a una mujer!!! Y ¡cómo que el califa se promulgó como tal a sí mismo y se independizó no solo de Bagda sino de la propia Meca! y blablabla. Los que llegaron eran salvajes, muy agresivos, y tan radicales que destruyeron ciudades como la Medina Azahara de Córdoba porque en todo ornamento veían "representación artística de Dios".. y un musulmán no pinta a Dios... tú sabes.

A los judíos de allí, y poco a poco a los de toda España, les obligaron a recitar que "Alá es el Dios único y Mohamed su profeta"... Palabras con las que uno se convierte en musulmán; obligándolos a renunciar al judaismo o esperar la muerte si se negaban y se quedaban en el país. Personajes tan relevantes para el mundo judío sefardita como Maimonides se marcharon entonces. Era apenas un niño.. tal vez por eso escribiría más tarde sobre la terrible impresión que le causó que los "nuevos gobernantes musulmanes" obligaran a su padre, famoso médico, juez, (erudito judío de mucho nombre en la ciudad de Córdoba) a presentarse en el alkazar y decir esas palabras terribles para un judío.

Si ya esto era peor que lo de antes, cuando estuvieron marcados como judíos; luciendo la estrella de David cosida a sus ropas (porque eso no fue un invento nazi. Hitler y compañía lo copiaron de los musulmanes cordobeses ¡fíjate que regalito dieron al mundo! ) Hablo del s.XI... y ni rastro de católicos todavía por esas tierras, sólo un puñado de oprimidos y pobres mendigos a los que el poder musulmán obligaba a vestir con harapos y llevar siempre una campana, cascabel o llamador para que, al llegar a plazas o mercados, los niños les sintieran llegar ¡¡¡ y escaparan corriendo porque se acercaba "el diablo"!!. Los mayores les arrojaban cáscaras de frutas y y restos de verduras a su paso que a veces era consuelo de las miserias que estos pasaban. A esos cristianos, obligados a vivir extramuros, no se les permitía tener cultivos (en tal caso les exigían impuesto y los dejaban sin nada).

Y claro... uno dice... sí, sí... las tres culturas convivían, no se mataban, sobrevivían, pero el que tenía el poder, tenía el poder. Y obligaba y exigía. Lo hicieron aquellos musulmanes, los católicos que llegaron más tarde, los "nosequeson" que nos gobiernan hoy, y lo hacen en Israel o Palestina, Estados Unidos o Irán... el que tiene poder, tiene poder. Que uno no es mejor que otro. Tendríamos que intentar ser más justos. Así llaman los judíos a su "especie de santos" ¿no? Estar en esa "lista de los justos"...qué dificil debe ser".

martes, 1 de junio de 2010

La vergüenza en un pañuelo


Hoy ha sido un día raro, raro.

En el café he tenido ocasión de conversar sobre el incidente internacional del año y claro, por lo visto soy la única que concede a Israel el beneficio de la duda, todos los demás los tachan rápidamente de asesinos, a todos, metiendo en el mismo saco a soldados, a políticos, a comerciantes y a maestros.
A veces me pregunto si ese odio visceral hacia el Judaísmo no nos vendrá a los españoles de la época de los Reyes Católicos, cuando los expulsamos de nuestro territorio con lo puesto, y todo por esa envidia malsana que nos caracteriza.
O del franquismo, cuando italianos y españoles éramos los únicos aliados de Hitler en su persecución y exterminio.
Yo tengo amigos judíos y eso me honra, me dignifica como persona y enriquece mi mundo. Y si hay algo que les une como nación adonde quiera que vayan, más allá de su religión, es su sentimiento innato de parias. Su diáspora. Todo su mundo, pasado y presente, tiene ese nexo punzante: el גלות ("Galut", exilio), que es lo único que han conocido.
Y yo, eterna defensora del marginado, les apoyo, porque no me gustan los lobbies ni el pensamiento único, y porque sé lo que duele ser apartado sin más, sin que nadie se digne a escuchar tus razones, por el simple hecho de no pertenecer al mismo colectivo.

Pero eso no ha sido todo: hoy he recibido una llamada al skype de Amman. Tenía que ser precisamente hoy, después de dos meses sin volver a trabajar directamente con ellos. Como me imaginaba, tenía a Samir (como ya dije en su día, ése no es su verdadero nombre) al otro lado. No ha querido andarse con rodeos y en seguida me ha preguntado por el efecto que la "Freedom" Flotilla ha tenido en la opinión pública española. Ojalá no lo hubiera hecho y hubiéramos hablado del tiempo. Mi respuesta ha sido cortante. Quizás algo de mí también está a la defensiva, mimetizándome con Israel. Le he dicho que tenían que estar contentos, que las fotos de nuestras concentraciones en contra de Israel cada vez se parecían más a las de Damasco o Teheran. Extrañamente, Samir ha permanecido un rato en silencio y después ha hablado con cierta tristeza, y ahora me gustaría haceros llegar su mensaje porque merece la pena, porque como veréis no todos los palestinos odian a los judíos ni incitan a la violencia.

Según él, los europeos nos estamos metiendo donde no nos llaman, con nuestras acciones propagandísticas, entrometiéndonos en el día a día de una región que ya tiene "overbooking" de actores encontrados. Pero lo peor es que nuestras niñerías están rompiendo la incipiente paz en la zona. En los últimos meses, Israel estaba dando muestras de apertura, reduciendo más y más las restricciones en la Franja, negociando con empresas y grupos palestinos locales, retirando a sus propios colonos. Pero, ¿qué pasará ahora?.

Eso digo yo, ¿qué pasará ahora?.

lunes, 31 de mayo de 2010

Se equivocó la paloma...


Se equivocó la paloma.
Se equivocaba.

Por ir al Norte, fue al Sur.
Creyó que el trigo era agua.
Se equivocaba.

Creyó que el mar era el cielo;
que la noche la mañana.
Se equivocaba.

(...)
(Ella se durmió en la orilla.
Tú, en la cumbre de una rama.)

Rafael Alberti (1902)

Y esta madrugada se equivocó Israel. La nación más preparada militarmente ha errado el tiro, literalmente, y ha ocasionado una decena de muertos (que no inocentes). Su actuación habrá obedecido a una orden impaciente, a una improvisación sin precedentes en unas personas que viven constantemente a la defensiva y con razón.
Pero ahora, ese fallo pasará factura a ese país puesto constantemente en entredicho por la mal llamada "Comunidad Internacional" que no sé a ciencia cierta a quién aglutina ni si su voz tiene alguna solidez moral.
Los anti-semitas y los fundamentalistas islámicos (a veces van tan de la mano que me producen escalofríos) están eufóricos porque ya tienen carnaza para las próximas semanas.
La "Flotilla de la Libertad" ha cumplido su objetivo propagandístico: Israel está tocado.
Ahora bien, que nadie diga que no sabía a lo que se exponía incumpliendo la negativa de entrar en sus aguas. El país más amenazado del mundo ha ejercido su derecho a la defensa aunque de una manera torpe.
De todas formas, creo que las víctimas van a ser más sentidas por los sionistas, el resto del mundo se frota las manos...

martes, 25 de mayo de 2010

Rafa Nadal, el grande


La semana que viene Rafa cumple veinticuatro años de señorío y buen juego, en las pistas y en la vida, y esto hay que celebrarlo, esperemos que con el quinto Roland Garros de su carrera.
Todos sabemos que es el rey de la tierra batida, pero hace dos años nos hizo soñar también con la conquista de la hierba, destronando a Roger Federer y consiguiendo un Wimbledon que nos supo a gloria.
Qué final, la de Wimbledon de 2008, es de esos partidos que recuerdas como si fuera ayer. Podría decir exactamente lo que estaba haciendo esa tarde mítica. Eran las fiestas de Terrassa y el fin de semana habían venido unos amigos de Madrid a casa, y esa tarde Iñaki les llevó al aeropuerto, llegando a tiempo para ver la segunda mitad de esa larga lucha de gigantes, que como decía el bueno de Antonio Vega: "convierte el aire en gas natural". Después de ganar a Roger, Rafa lloró y se hizo grande, inmenso.
Han pasado casi dos años desde aquello y las lesiones y algún contratiempo personal le han pasado factura. Los expertos del mundo del tenis ya le auguraban un bajón si seguía manteniendo ese juego tan físico, pero él nunca dejó de regalarnos tardes al máximo nivel, por muy desgastante que eso fuera.
Y es que Rafa siempre lo ha dado todo en la pista, peleando cada bola, sudando la cancha punto a punto.
Pero todos sabemos (y que él me perdone) que es una bestia, y su tenacidad y espíritu de superación le han devuelto de nuevo a lo más alto de la competición.
Cómo me alegra verle de nuevo sonreír, de nuevo seguro de sí mismo. Creo que este va a ser otro buen año.
¡VAMOS RAFA!

sábado, 15 de mayo de 2010

Un bonito día

La felicidad pesa a razón de kilo y medio por mes. Y os lo puedo garantizar porque desde el jueves 8 de abril hasta este sábado 8 de mayo yo he pasado de pesar 52 kilos a pesar 53,5 kilos. Y la verdad es que ya era hora, tras seis meses en "el limbo", tensionados como cuerdas de guitarra, y dos meses más de estancamiento en casa, aislados literalmente, y sometidos a un tercer grado forzoso, y forzado.
Hoy estamos más gordos y somos más sabios, y esperemos que mañana sigamos siendo sabios, que no tan gordos.
Hacía tanto tiempo que quería frivolizar sobre esto y sobre todo, y sobre el resto de cosas que nos han pasado últimamente... Algunos nos han dicho que lo que hemos vivido nos acabará pasando factura, que llevar encima tanta angustia durante tanto tiempo no puede ser bueno. Puede ser. Pero mientras tanto aquí seguimos los tres, dándolo todo y más unidos que nunca. Hemos asumido con tanta normalidad una situación tan "anormal" y tan límite, que incluso hoy, cuando seguimos pendientes de una llamada que cada dos o tres semanas nos puede hacer tocar el cielo o bajar a los infiernos, intentamos fingir que no pasa nada, en nuestro pequeño mundo de 100 m2.

Este jueves hizo 6 meses del día D, y haciendo recapitulación de todo el proceso podemos darnos por satisfechos, la verdad. Y es que, pese a las dificultades añadidas, a los infortunios, a las casualidades remotas que han acabado por suceder, hemos tenido y estamos teniendo mucha suerte, y es que Alguien ahí arriba nos debe querer mucho porque por ahora estamos escapando de puntillas de esta senda llena de obstáculos que nos ha tocado vivir.
Además todo es más fácil con un niño tan bueno como el nuestro. Nicolás es fuerte, tranquilo y risueño, e incluso en los momentos más duros siempre se ha mostrado dulce y cariñoso con todos. A los abuelos y a los tíos se les "cae la baba" con él, y siempre que llaman presumen de las monerías que les hace y de lo mucho que se divierte con ellos. Si es que nuestro nene es único y todo el mundo le quiere mucho.

Cassiá también es otro niño especial, y Mohammed. Y sus padres. Somos tres familias de supervivientes, cada una con una historia detrás de superación. Pero ahora no es el momento de recordar el pasado sino de mirar con esperanza hacia adelante, hacia un mañana que por fin brilla también ante nosotros; y aunque de los tres hemos sido los últimos en llegar y sabemos que la felicidad es frágil y el futuro incierto (para todos), estamos encantados disfrutando de nuestro día a día como nadie.
Vivir tranquilos el día a día. No pedimos nada más que eso.

Ayer fue el Día Mundial de la Familia, así que aprovecho para enviar un fuerte abrazo a otras familias que estén pasando por lo mismo. Y al equipo médico; y a la Fundación Carreras, que tanto hace por todos nosotros y por los que vendrán, por su apoyo, y por su enorme labor de investigación, de promoción y de búsqueda internacional de donantes de médula, tanto para enfermedades hematológicas malignas como para otras menos comunes y conocidas, que sin ser malignas implican igualmente una amenaza para la vida, como son las inmunodeficiencias congénitas: gracias de parte de Nicolás.

Y a ti, que lees esto, por favor hazte donante de médula: regalarás oportunidades, salvarás vidas.

domingo, 9 de mayo de 2010

Gracias a los misioneros, que no a todas las ONGs...


En noviembre del año pasado secuestraban a 3 cooperantes de la Caravana Solidaria de la ONG Barcelona Acció Solidària en Mauritania. Esta ONG enviaba 12 camiones de ayuda humanitaria (véase: máquinas de coser, ordenadores, chocolatinas y preservativos) y treinta y tantas personas de la burguesía catalana a hacer una alegre ruta por el Africa occidental. Hay que añadir también, que esta ONG, como tantas otras, se dedica simplemente a "ejecutar" planes de organismos públicos, en este caso: del Ayuntamiento de Barcelona y de su dinero cómodamente recaudado de las tasas con las que el consistorio grava a la ciudadanía.
Yo no tengo nada en contra de que se envíe ayuda a esta pobre gente que malvive bajo el umbral de la miseria, por culpa de sus corruptos dirigentes, por sus ancestrales odios tribales y por el expolio que el Primer Mundo les ha hecho desde la época colonial; no, al contrario, a esta gente les debemos mucho. Pero no creo que la solución esté en el envío de ordenadores ni de preservativos, sino en el desarrollo de proyectos educacionales, de ingeniería y de prevención sanitaria. Para qué se llevan ordenadores a unas gentes que no tienen agua corriente, y para qué se llevan chocolatinas a unos niños enfermos de malaria o de cólera, y qué sentido tiene enviar cuatro cajas de preservativos a una población educada en el machismo y en la que la mujer es sólo un animal de carga.
Por otro lado, tampoco veo muy acertada la logística de Acció Solidària. Por Dios, 12 camiones en fila india por las polvorientas sabanas de Mauritania...es como esconder un palé de conejos en la jaula de los leones. Ni qué decir de los treinta cooperantes de buena cuna que fueron a todo tren (y repito: en este caso es el erario público el que costea, es decir: tú, yo, nosotros, todos), además, digo yo, si realmente su intención es la de cooperar, ¿no sería más acertado promover el proveedor local y dar empleo a conductores y técnicos mauritanos? A ver, yo no soy una entendida, pero si las cuatro chorradas que llevan además las compran en Europa, ¿qué clase de ayuda les estamos brindando? Si os digo que esos ordenadores ahora estarán en las casas de los caciques de la zona o de los blancos que pululan por esas tierras y que los habrán comprado por cuatro duros en el mercado negro, no me equivocaré de mucho.

Hablando de cooperación "inútil", el otro día vi un reportaje de una ONG (Veterinarios Sin Fronteras) que estaban haciendo un proyecto en el Congo muy curioso. El jefe de proyecto era un treintañero andaluz, de pañuelo palestino al cuello pero gafas de pasta Gucci, que se vanagloriaba de ser una especie de mesías para los agricultures locales. Y yo me decía, seguro que está construyendo pozos y canalizaciones para irrigar campos, o les está enseñando nuevos métodos de producción agrícola más eficientes. Pues no, el tipo en cuestión iba a las cuatro aldeas más cercanas y convencía a las pobres gentes de que prescindieran de la poca automatización que podían tener para volver a la tracción animal y a los utensilios ancestrales de labranza, eso y que dejaran de cultivar las semillas de alto rendimiento y mayor resistencia contra plagas que se les había hecho llegar en los últimos años y que volvieran a sus semillas de siempre, las que no dan ni cuatro cabezas de mijo y sorgo por cosecha y dejan al campesino más necesitado que cuando empezó. Eso sí, el chaval iba con el flamante todoterreno de la ONG, les daba la charla y luego se llevaba al periodista a conocer la noche de la ciudad.

Vergonzoso. Y yo me digo, por qué estas ONG de postín (que por suerte no son todas, que ahí tenemos por ejemplo a la Fundación Vicente Ferrer y a su enorme labor en la India) no dejan la labor solidaria para los misioneros, que ésos sí que trabajan mano a mano con la población local y ayudan de verdad: construyendo hospitales, escuelas, llevando el agua corriente a un montón de aldeas, y lo hacen ellos mismos, consiguiendo los fondos, administrándolos, y desarrollando el proyecto in situ al 100%, generando riqueza en la zona de verdad.
Sí, los misioneros, siguen realizando una obra impagable en muchos lugares del mundo. Si el problema que tienen algunos es que los misioneros también "cristianizan" (y enseñar la palabra de Dios es "horrible", sobre todo eso de "amar al prójimo como a ti mismo", qué dañina enseñanza), yo les propongo que el que esté libre de culpa que tire la primera piedra, que se vengan aquí a Cataluña y que vean cómo las instituciones "catalanizan" a los inmigrantes, que la misma injerencia es una cosa que otra.

domingo, 2 de mayo de 2010

El puntito Coen


Si algo me gusta de las pelis de los Coen es su acierto en captar la esencia de la América profunda. Pero no sólo eso. Sus personajes pueden ser marrulleros o infantiles, pero dan el pego y te los crees aún haciendo las cosas más inverosímiles. Uno no deja de sentir cariño por ese ratero que arriesga su vida por birlar un paquete de pañales para Nathan Jr. y que vive tan campante en una casa prefabricada en el desierto de Arizona, en medio de la nada. También puedo imaginarme a la perfección la vida gris del empleado de concesionario de Minnesota que no logra vender su cupo de coches, y la de la policía embarazada que va desenredando los casos minuciosamente. Y sé que en Los Angeles viven muchos "Dude" y algún que otro tío inestable que como Sobchak siempre anda gritándole a algún pobre diablo (Shut the fuck up, Donny!). Esto y mucho más forma parte de la realidad de ese maravilloso gran país que es Estados Unidos.

Nosotros, los europeos, a veces andamos un poco confundidos. Mostramos admiración por las grandes ciudades de Estados Unidos y en cambio ninguneamos al resto de paisanos que viven en el resto del territorio y eso que son más de las dos terceras partes de los estadounidenses. Los consideramos pueblerinos y un poco vulgares, y como además los creemos mayoritariamente republicanos nos consideramos superiores, como si votar a Obama dignificase al ser humano y no hacerlo lo sumiera en la Edad de las Cavernas.
¡Pero qué equivocados que estamos!
Esas gentes son auténticas y huyen de los convencionalismos que nos atan a nosotros: los europeos estúpidamente urbanitas. No les hace falta reservar en los restaurantes de moda ni hacer cola a la puerta de los clubs más cool, y es que su vida puede reducirse a un puñado de kilómetros y a un bar a las afueras pero tampoco piden más. Suelen ser personas algo inhóspitas de entrada, como la tierra yerma en la que habitan, pero si sabes acercarte a ellas en seguida te abren su corazón, menos contaminado que el nuestro.
Todo es más sencillo de lo que imaginamos y estos americanos nos dan una gran lección, porque se conforman con lo que tienen y han aprendido a tirar para adelante con lo poco que les ha dado la vida.
Y esto es lo que Joel y Ethan Coen consiguen mostrarnos con tremenda naturalidad. Por eso, porque las gentes que retratan son creíbles y en cierto punto admirables.

La otra noche justamente hablábamos de ellos y nos reíamos porque mi gente también tiene un puntito Coen. Y es que somos un poco "gañanes" y a mucha honra. Cuando nos encontramos, corremos a abrazarnos y escandalizamos a todo el personal que nos rodea. En los restaurantes hablamos demasiado fuerte y bebemos demasiado deprisa. Y contamos las mismas anécdotas, aunque nos las sepamos de memoria, celebrándolas a carcajada limpia como si las escucháramos por primera vez. Solemos entablar conversación con camareros, cocineros y en general con todo "bicho" viviente que tiene la suerte o la desgracia de haber estado cerca en nuestra bacanal. Y luego claro, vienen las copitas en los bares, donde buscamos un rincón en el que hacernos fuertes y seguir alborotando desinhibidos.
Nos queremos tal y como somos, y no buscamos nada más que vernos, ponernos al día y pasar un buen rato.
Es mi gente, la mejor.