lunes, 14 de junio de 2010

Nunca olvidaremos


Un solo día para honrar a esas almas generosas que regalan un poquito de sí mismas sin hacerse preguntas. Hoy es el Día Mundial del Donante de Sangre y se lo debemos. Decía Séneca: “Para obrar, el que da debe olvidar pronto, y el que recibe, nunca”. Nosotros nunca olvidaremos.
Gracias a ellos, podemos disponer de un mínimo en los bancos de sangre: para urgencias, para operaciones, para enfermedades hematológicas, para tratamientos de quimioterapia; para Nicolás, para Cassiá, para Mohammed, para Elena, para Alex, para Agustí...
Pero se necesita mucha más. Se necesita también la mía, y la tuya.
Hazte donante.

A todos aquellos que dais, que os dais, os quiero dedicar una poesía de Miguel Hernández que aprendí de niña, se titula "Todo está lleno de ti". Aquí va:

Aunque tú no estás, mis ojos

de ti, de todo, están llenos.

No has nacido sólo a un alba,

sólo a un ocaso no he muerto.

El mundo lleno de ti

y nutrido el cementerio

de mí, por todas las cosas,

de los dos, por todo el pueblo.

En las calles voy dejando

algo que voy recogiendo:

Pedazos de vida mía

perdidos desde muy lejos.