martes, 2 de noviembre de 2010

Me voy a buscar el otoño

Dice B.Flowers que 'sólo los jóvenes pueden huir, perderse cuando sopla el viento (...) y empezar de nuevo'. Yo no sé si pertenezco todavía a la selecta generación de los jóvenes, o más bien a la de los "puretas", pero sí siento que todavía estoy a tiempo de hacer algo y eso es señal de que lo acabaré haciendo.

Para empezar sacaré tiempo de debajo de las piedras para irme y buscar el otoño que ha cubierto ya los campos.

Quiero dormir en aquella casa de piedra al final del camino y despertar con los primeros rayos de sol. Bajar y encontrarme la mesa puesta, con el olor a pan tostado y el sonido inconfundible de la cafetera en el fogón. Quiero que entre en la cocina el perro viejo que tan bien me conoce, y que busque mi mano bajo la mesa, todavía pegajosa de la mermelada.
Luego, ponerme el forro polar y salir a buscar la mañana pues aún será temprano. Me abrocharé mis botas de monte sentada en el banco de la puerta, al sol, y durante unos minutos cerraré los ojos, sintiendo cómo mi piel absorbe el calor y lo hace suyo.

Saldré siguiendo el camino que conduce a rincones solitarios por donde serpentea un arroyo, a prados interminables bordeados de chopos que ya amarillean y a bosquecillos secretos por donde nunca pasa nadie, y contemplaré una vez más el horizonte interminable de campos rojos y árboles dorados, sentada en una roca, bajo el inmenso azul del cielo al mediodía.
Mis botas se llenarán de barro. Y mis pasos cada vez serán más ágiles.
Y llegaré con el corazón rebosante de todo lo que habré visto, a sentarme de nuevo en el banco. El perro viejo y otro perrillo más joven me olisquearán las botas y yo les acariciaré la cabeza bajo sus miradas nobles y agradecidas.

Después, volveré a salir al atardecer. Sin prisa. Sin llegar a ninguna parte. Y en silencio me encontraré a mí misma.
Regresaré a la casa cuando refresque. Alguien habrá encendido el fuego, y juntos compartiremos una cena, una botella de vino y una buena conversación. Tan lejos, tan cercanos, que todo lo demás quedará reducido a una mera anécdota.

Lo quiero. Ya. Ahora.

4 comentarios:

Jorge dijo...

Se me ha ocurrido algo. Lee tu email!!

elisabetta dijo...

Cosa ti sembra di venire a casa nostra a dicembre?

elisabetta dijo...

sai che è più bello che la foto che hai postato .... Enzo ti ha inviato l'ultimo catalogo?

Anónimo dijo...
Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.