lunes, 31 de mayo de 2010

Se equivocó la paloma...


Se equivocó la paloma.
Se equivocaba.

Por ir al Norte, fue al Sur.
Creyó que el trigo era agua.
Se equivocaba.

Creyó que el mar era el cielo;
que la noche la mañana.
Se equivocaba.

(...)
(Ella se durmió en la orilla.
Tú, en la cumbre de una rama.)

Rafael Alberti (1902)

Y esta madrugada se equivocó Israel. La nación más preparada militarmente ha errado el tiro, literalmente, y ha ocasionado una decena de muertos (que no inocentes). Su actuación habrá obedecido a una orden impaciente, a una improvisación sin precedentes en unas personas que viven constantemente a la defensiva y con razón.
Pero ahora, ese fallo pasará factura a ese país puesto constantemente en entredicho por la mal llamada "Comunidad Internacional" que no sé a ciencia cierta a quién aglutina ni si su voz tiene alguna solidez moral.
Los anti-semitas y los fundamentalistas islámicos (a veces van tan de la mano que me producen escalofríos) están eufóricos porque ya tienen carnaza para las próximas semanas.
La "Flotilla de la Libertad" ha cumplido su objetivo propagandístico: Israel está tocado.
Ahora bien, que nadie diga que no sabía a lo que se exponía incumpliendo la negativa de entrar en sus aguas. El país más amenazado del mundo ha ejercido su derecho a la defensa aunque de una manera torpe.
De todas formas, creo que las víctimas van a ser más sentidas por los sionistas, el resto del mundo se frota las manos...