miércoles, 12 de enero de 2011

La bici y sus fantasmas


Y de nuevo el fantasma del doping planea a sus anchas por el deporte de dos ruedas más sacrificado.
Alberto Contador, el madrileño que se quedó en Pinto, y el ciclista español más joven en ganar un Tour (al que siguieron dos más en 2009 y 2010) puede quedar embarrancado en la cuneta del fracaso si el tema del clembuterol no se resuelve probando su inocencia.
De momento, el presidente de la UCI dijo ayer que la resolución definitiva puede tardar hasta el próximo mes de julio en llegar, lo que querría decir que el ciclista se perdería la Ronda gala de este año.

El clembuterol es un fármaco broncodilatador que se utiliza en ganadería pero restringido a la cura de enfermedades respiratorias o alergias, cualquier otro uso como anabolizante de engorde está prohibido. En este contexto, la historia del filete de una ternera de Irún que acabó en manos del cocinero del Astana, y que únicamente comieron los españoles, porque en teoría los kazajos cenaban antes y, por lo visto, sin filete, es por lo menos extraña, pero el caso es que el positivo del día de marras únicamente lo tuvo Contador.

Hace algún tiempo, en un evento, un ex-ciclista profesional me explicaba que el dopaje existe aunque normalmente va por delante de las pruebas de detección, de hecho en su día a él los médicos del equipo le daban "medicinas" que no sabía ni para qué servían. No obstante se preguntaba por qué la caza de brujas desde siempre se ha cebado con este deporte y no con los demás. Y por último apuntaba que Contador no debe ser todo lo majo que aparenta cuando la gran parte de sus compañeros del Astana siguieron a su rival Amstrong al Radioshak.

Pero la cara realmente triste la ponen los sucesos trágicos que de manera periódica castigan a este deporte. El último: el suicidio del ex-ciclista de mountain bike Alberto León, implicado en la Operación Galgo. Pero también tenemos a Luis Ocaña, el belga de Fauw, "el Chava", Gelfi, Pantani...

Esperemos que Contador finalmente nos haga un caño a todos los que tenemos nuestras dudas, nos demuestre que está arriba por derecho propio y vuelva a sonreír.