domingo, 11 de abril de 2010

"Entire" State of Mind


Son las cosas que te pasan las que te hacen como persona.
Un día te sucede algo terrible y la angustia de no saber si habrá un mañana para aquel que más quieres en el mundo te atenaza durante meses.
Algunos nos han llamado "super-héroes" pero nadie es capaz de hacerse una idea de lo que hemos pasado como padres. Hemos conocido un sufrimiento tan denso que casi lo podías tocar, se te agarraba al estómago y te dejaba sin respiración, y nuestro corazón latía lento, agotado de cargar un peso así durante tanto tiempo.
Ha sido tal el proceso de contención, y tan largo, fingiendo entereza ante los demás, especialmente ante los nuestros, callando malas noticias, escondiendo lágrimas y soledades, que llegué a creer que nos romperíamos en pedazos cuando acabara todo.

Pero de pronto vuelve a salir el sol, y entonces reaccionas, y te das cuenta que tienes que volver a coger las riendas de tu vida.
Ahora soy consciente de la vida que quiero y con quién la quiero vivir, y he aprendido a dar los pasos que me llevan por la senda que sólo yo he escogido. Y la antigua Noelia, que era capaz de soportar mil perrerías ajenas sin perder la sonrisa, ha dado paso a la que ya no está dispuesta a hacerlo. Ahora nuestro tiempo vale demasiado como para perderlo en vilezas insignificantes.
Esta segunda oportunidad que Alguien nos ha brindado es un regalo demasiado precioso y frágil, y la única condición que nos han impuesto es la de aprender a ser felices. Y en eso estamos, de mudanza "espiritual".

¿No os lo había dicho? Hemos cambiado de dirección. Y nos queda todo por hacer. Esta nueva ciudad parece muy interesante. Por lo menos, tenemos buenos vecinos que nos están ayudando en el traslado, a la mayor parte ya les conocíamos. Con ellos, estamos de nuevo inmersos en una corriente de energía positiva que nos hace decir "sí" a todo. El reloj se nos queda pequeño. Los planes se amontonan en el calendario. Y para San Juan habrá que encender una gran hoguera y quemar lo que ya no encaja con nosotros.
Y sé que "estas calles nos harán sentir renovados, las grandes luces nos inspirarán (...). Y si lo logramos aquí, lo lograremos en cualquier otro sitio".

Este post se lo dedico a una buena amiga que también está pasando por una situación muy dura. Mucho ánimo, que como te digo muchas veces: hasta lo malo, pasa. Un beso muy fuerte.